Etiqueta: Islam

La Cuarta Cruzada y el saco de Constantinopla – Jonathan Phillips.

Jonathan Phillips - La Cuarta Cruzada En el mes de Agosto del año 1198, el Papa Inocencio III, nada más ser elegido, dió las instrucciones precisas para que se iniciara la predicación de la 4ª Cruzada, al objeto de que fuerzas de refresco procedentes de Occidente recuperaran los Santos Lugares, que tras el éxito de la 1ª Cruzada y tras varias décadas, habían vuelto a poder de los infieles conducidos por el temible Saladino. Inesperadamente, por diversos motivos, decisiones y errores, la Cruzada, tras un devenir hasta cierto punto errático, terminó, en 1204, por conquistar y saquear salvajemente Constantinopla, la Reina de las Ciudades, la capital del Imperio de Oriente, el compendio de toda la riqueza y todo el refinamiento de la cultura heredada de griegos y romanos, que se había conservado allí un milenio.

Dicho así, parece un hecho claramente injusto y condenable, sin matices, sin embargo Jonathan Phillips nos sumerge con extraordinaria habilidad en el ambiente de ese final del siglo XII y comienzo del XIII, con gran rigor histórico y ciñéndose a las fuentes escritas de uno y otro bando. Nos muestra todos los hechos, las motivaciones y los sentimientos de esos caballeros francos que junto con los marinos venecianos formaron un ejército pequeño pero temible. Una máquina de guerra capaz de conquistar un imperio. Tras leerlo comprende uno mejor que en la vida no hay blancos y negros, sino que todo son zonas grises, que los hechos son condicionados por otros hechos, por la historia y la tradición, por la cultura y por decisiones y errores anteriores que ya no podemos cambiar y que la vida a veces nos lleva por los caminos mas increíbles.

No es una novela histórica, es historia contada como si fuera una novela. Los análisis de las causas y las consecuencias que hace el autor son dignas del mejor analista político actual.

Si te gusta la Historia debes leerlo y si no te gusta la Historia y lo lees, acabará gustándote la Historia.

“Nieve” de Orhan Pamuk

Orhan Pamuk - Nieve Kars, un pueblo turco en la lejana frontera ruso-armenia. Alejado de Estambul y aislado por la nieve que no cesa de caer produciendo un efecto mágico sobre la ciudad y sus habitantes. En este pueblo se debaten las tensiones que afectan a toda turquía. Un ataturkismo laicista muy debilitado que pretende salvaguardar su supremacía por métodos no muy democráticos, e incluso en ocasiones violentos y hasta sangrientos. Un islamismo radical de creciente influencia que utiliza todos los medios a su alcance para controlar a la población. Desde los medios de encuadre en grupos, utilizado por todos los poderes totalitarios y por otras religiones hasta el asesinato o el terrorismo. Y en medio de todo esto, Ka, un poeta ateo, antiguo comunista, exiliado en Alemania, que vuelve a Turquía y va a Kars a hacer un reportaje sobre los suicidios de jóvenes islamistas que son obligadas a quitarse el pañuelo que les cubre la cabeza si quieren entrar en las Escuelas o Universidades del Estado Turco. Ka es manipulado por unos y por otros en medio de la vorágine que se desata en el pueblo aislado del resto de Turquía por la nieve.

La novela nos presenta un mosaico de lo que es la Turquía de hoy, debatiéndose entre una Europa que la mira con desconfianza y un islamismo radical que se infiltra desde Irán y que poco a poco va minando la confianza de un Estado laico apoyado aún por su poderoso ejército.

Se pueden sacar muchas lecturas de esta novela, pero lo que más me impresionó fué la atmósfera opresiva, de la nieve y de la gente. En Kars, tus opiniones religiosas no son algo que pertenezca a tu intimidad. Todo el mundo sabe lo que haces y sabe como piensas. En alguna ocasión, varios personajes dan a entender que prefieren a un ateo que se comporte como los creyentes que a un verdadero creyente que tenga ideas propias. Lo importante es pertenecer al grupo, fuera del grupo no hay nada. Creer en Dios es secundario, vendrá por si mismo.

Esta técnica ha sido utilizada por el cristianismo en sus siglos mas oscuros, por el nazismo, el fascismo, y de alguna manera, algo mas “light” pero también emparentada, se utiliza hoy día en las manipulaciones de las que nos hacen objeto los medios de comunicación, los partidos políticos y la publicidad.