Etiqueta: Historia

Tu rostro mañana – Javier Marías

Javier Marias - Tu rostro mañana 2 Baile y sueño Me gusta Javier Marías, sobre todo cuando nos dice: “Cada vez que nos cuentan una historia, nos hacen un regalo“.  

Mi trabajo, consiste en escuchar historias. Mientras las escucho pienso en lo que me están contando y en lo que no me cuentan, en lo que creen que pasó, y en lo que pasó en realidad, y de alguna manera entro a formar parte de estas historias.

De todas las obras de Javier Marías, tal vez sea esta la que más me ha gustado, de nuevo nos presenta su personaje, Jaime Deza, traductor que trabaja para una organización secreta. Su trabajo consiste en asistir a conferencias, eventos políticos, fiestas sociales, donde observa a los invitados en silencio, observa sus gestos, lo que hablan, lo que callan  y sobre todo  interpreta  las diferentes conversaciones, conductas y situaciones. Todo esto nos lleva a meditar sobre tantas cosas que decimos o que hacemos y como es visto o entendido por los demás y lo que ocultan las palabras. En esta obra, una vez más Marías juega con lo que no se dice, lo que somos y lo que podemos ser mañana.

Anuncios

Hermann Hesse

hermann_hesse Conocí a Hesse el verano del preu, tal vez antes. Desde entonces siempre me ha acompañado. Su obra me deslumbró, su despertar en “Demian”, su visión del Buda en “Siddharta”, su hombre solitario en el “Lobo estepario” los estados anímicos, su análisis del comportamiento de los adolescentes en su “alma de niños”, el deseo de vivir del “ultimo verano de Klinsor”. Su obra siempre me fascinó, por lo que en un blog dedicado a comentar libros he creído necesario hablar de Hesse. Su obra la  conservo, la releo y recuerdo aquellos días en que iba poco a poco descubriendo a sus personajes, sus contradicciones y sus locuras.

“No puedo adjudicarme el título de sabio -escribe en la introducción de Demian- he sido un hombre que busca y aún lo sigo siendo pero ya no busco en las estrellas y en los libros, sino que comienzo a escuchar las enseñanzas que me comunica mi sangre. Mi historia no es agradable, tiene un sabor a disparate y a confusión, a locura y a sueño, como la vida de cada hombre que deja de engañarse a si mismo. La vida de cada hombre es un camino hacia si mismo, todos procedemos del mismo abismo pero cada uno tiende a su propia meta. Todo hombre merece el máximo respeto ya que en cada uno sufre una criatura, en cada uno es crucificado un salvador”.