Etiqueta: adulto

El Viaje al Amor – Eduardo Punset.

eduardo-punset-el-viaje-al-amor2
Una vez más, Eduardo Punset nos cuenta algunos de los secretos del amor, bajo el prisma de la ciencia, de la bioquímica, y del sistema hormonal. Comienza con las necesidad de fusionarse de  los núcleos atómicos para poder formar las primeras moléculas. Nos recuerda una época, donde las primeras células  rápidamente evolucionaron hacia formas más complejas, necesitando fusionarse entre si para iniciar procesos metabólicos más complicados.

“Cada organismo busca ansiosamente en otros la energía que no tiene o la protección ante la incertidumbre”. Compartir la vida es facilitar su supervivencia y su estabilidad. Esta necesidad de fusión la vemos en todas las formas de vida de nuestro planeta. De nuevo nos recuerda la conducta del bebé, lo importante que es sentirse querido y formando parte de una familia, ya que le va a generar una estabilidad y una seguridad para su vida de adulto. El niño en el primer día de colegio, siente tanto miedo a la separación de la madre, como el adulto ante la separación de su pareja, ya que funcionan los mismos circuitos neuronales.

Y si nos explica el amor, no puede faltar hablar del desamor, o la disolución del amor. Pero como algo transitorio, él nos habla de unas etapas, que serían:

– El impulso de fusión, siendo esta una condición inexcusable pera sobrevivir.

– La construcción del nido, que seria una etapa de planificación y organización  para la llegada de unos hijos

– Etapa de negociación, donde los hijos ya se han ido de casa, dejando un espacio, que corre el peligro de ser llenado por el “Desamor”. Es cuando la pareja debe de continuar vivenciando y experimentando juntos esta nueva etapa, con toda sorpresa de la gran aventura que es la vida.

      …Estar preparado para afrontar los acontecimientos es poseer una reserva de virtud.  ( Tao Te King )

Anuncios

Convivir – Luis Rojas Marcos

Luis Rojas Marcos - Convivir Luis Rojas Marcos, ha publicado el pasado año, en el mes de febrero, un libro titulado “Convivir”, donde nos relata las dificultades que a veces se presenta en la convivencia diaria.
Todos nacemos con la capacidad de amar y de dejarnos amar. Necesitamos a los demás y dependiendo de la forma que tengamos de relacionarnos, nuestra vida será más o menos gratificante. Existen conductas interfieren seriamente en nuestras relaciones afectivas y en nuestra convivencia diaria. Los miedos y las ansiedades son una de las causas más frecuentes de esta alteración en nuestro equilibrio emocional.
Toda nuestra conducta se forja durante nuestra infancia, siendo de gran importancia la familia y la figura materna. Un niño enfadado, un niño triste o un niño apático, se convierte en un adulto inseguro, donde la aparición del miedo y de la ansiedad es más frecuente que en un adulto que en su infancia fue optimista y seguro de si mismo.
Está comprobado que la capacidad de ayudar y de perdonar, nutre la autoestima resultando más gratificante la convivencia.
La persona vitalista tiende a dedicar más tiempo a las actividades sociales, por lo que aumentan sus posibilidades de conocer y diversificar todos estas fuentes de convivencia, al contrario que una persona solitaria.
Aprender a convivir requiere una gran dosis de sinceridad, optimismo y flexibilidad. Debemos ser conscientes de que necesitamos de los demás, para nuestro propio enriquecimiento y el de la especie.