Poemas – C. P. Cavafis

C P Cavafis - Poemas Cada vez que planeo un viaje, suelo escoger algunos libros relacionados con el país que pasan a formar parte del equipaje. Cuando fuimos a Grecia, nos acompañaron La Ilíada,  la Odisea, El Corazón de Ulises, de Javier Reverte y los Poemas de  Cavafis, el mayor poeta griego. Leer a los autores en su país, sentir sus emociones, nos ayuda a conocer mejor su historia al tiempo que hace el viaje mas bello y dota de sentido a todo aquello que vemos.

Cavafis es un poeta griego, y sin embargo, nació en Alejandría. Hoy podríamos pensar que su nacimiento debería haber marcado su vida, sin embargo, el sentimiento de nacionalidad es tan fuerte en los griegos que no necesitan nacer en Grecia. Basta con pertenecer a una familia griega. Por otra parte, Alejandría, desde su fundación fue una ciudad griega, y Grecia, como nación tiene una existencia muy reciente.

Ítaca es uno de los poemas mas conocidos de Cavafis, en el que nos habla precisamente de que lo importante del viaje no es llegar al final, sino acumular experiencias. Leedlo despacio y os sentiréis como Ulises.

 

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s